¡Bienvenidos a celebrar el cine!

Para la Casa de la Cultura Ecuatoriana y su Cinemateca Nacional Ulises Estrella es un orgullo presentar la quinta edición del festival más grande de cine latinoamericano en Quito: FLACQ 2018. La cultura es un derecho fundamental y un motor para el desarrollo de la sociedad y, en virtud de ello, se gestó este festival como un espacio de difusión que contribuye al debate de ideas y estéticas, algo imprescindible en la construcción de la identidad latinoamericana. Hasta el año anterior el festival se llamó La Casa Cine Fest; sin embargo, en procura de mantener su concepción inicial y revitalizar esta fiesta cinematográfica, a partir de esta edición, lo conoceremos como Festival Latinoamericano de Cine de Quito - FLACQ, la primera vitrina de cine latinoamericano en el país.

El quinto aniversario del FLACQ celebrará con las mejores películas de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Cuba, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, las cuales revelan la semiótica latinoamericana, con la cual nos hermanamos. Han sido cinco años de crecimiento constante, convocando a más de 80.000 espectadores y brindando un aprendizaje permanente de convivencia e intercambio de ideas, pero sobre todo, un lustro de buen cine. El esfuerzo y trabajo constante de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, a través de la Cinemateca Nacional Ulises Estrella, ha permitido cristalizar esta iniciativa. Agradezco por el apoyo y confianza de todas las instituciones que han contribuido con la realización de este evento. El cine es el arte que toca nuestra conciencia, nuestras emociones y llega a nuestra alma. Invito a todos y todas a celebrar la posibilidad de la convivencia, disfrute y encuentro con nuestra esencia común.

Bienvenidos

Camilo Restrepo
Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión


Todo puede ser redundante: la discusión sobre la necesidad o no de un festival de cine, sobre cuánto se ve o no cine latinoamericano, sobre la vigencia de las salas tradicionales, sobre el aporte o no del estado y la empresa privada a la cultura… Sin embargo, mientras se organiza algo de proporciones tan grandes como un festival de cine, resulta fácil ver a través de los obstáculos y redundancias que los trabajos colectivos reflejan no solo las realidades de una sociedad, sino sus necesidades más fundamentales: incorporar voces, fortalecer redes reales y sinceras de colaboración, e incluso plantear el diálogo sobre la gratuidad y su vigencia.

Y por supuesto, si a esto le sumamos sesenta películas de altísimo nivel, que traen no solo premios en sus espaldas sino debates complejos y estéticas que reflejan, justamente, éstas y otras necesidades, nos encontramos dentro de esa celebración total que puede ser un Festival. Y de eso se trata el Festival Latinoamericano de Cine de Quito, FLACQ.

Hemos incorporado a la emblemática sala Ochoymedio como sede, sumamos la sección dedicada a niños y jóvenes, multiplicamos la participación de cortometrajes nacionales, estrenaremos oficialmente dos películas ecuatorianas, realizaremos la clausura en un espacio también emblemático de la ciudad, el Teatro Capitol, con la reconocida y premiada película de animación Virus Tropical. Charlas, como las que darán Andrew Hevia, productor de la oscarizada Moonlight, y Magda González, directora cubana de Por qué lloran mis amigas

En esta edición del Festival, quinto aniversario de celebración del cine latinoamericano, la Cinemateca Nacional Ulises Estrella intenta recoger este universo de películas y gestión, para disfrutar de la potencia del cine, y ser un espacio donde redunde, es decir donde se repita, la necesidad de conversar, escucharnos y vernos.

Diego Coral
Director de la Cinemateca Nacional Ulises Estrella